Mejores sartenes de México

Opiniones de usuarios y asociaciones de consumidores sobre los mejores tipos de sartenes que puedes comprar en México

Mejores modelos

1
Valoración
4.7 (Excelente) Ver precios

Opinión destacada - Ver más opiniones
He dado la máxima calificación a este producto porque es exactamente lo que necesitaba para asar. Está hecho de un material sólido y pesado, lo cual es ideal para carne y pescado. El resultado de la comida es excelente. Algunas veces deja manchas, pero estas se pueden limpiar fácilmente.

Más sobre este producto
2
Valoración
4.6 (Excelente) Ver precios

Opinión destacada - Ver más opiniones
Esta sartén es liviana y es ideal para cocinar. El calor se distribuye de manera uniforme para lograr que los alimentos se cocinen de forma homogénea. Además, la limpieza no supone ningún problema. Me encanta. No obstante, hay una pequeña queja: había una pegatina en el centro de la sartén que decía que era antiadherente, colocada directamente sobre la superficie antiadherente, lo que implicó un poco de trabajo para quitarla sin estropearla.

Más sobre este producto
3
Valoración
4.5 (Excelente) Ver precios

Opinión destacada - Ver más opiniones
Cocinar con esta sartén es todo un placer. Su retención de calor es excepcional y su capacidad antiadherente con la mayoría de los alimentos es muy buena. Está fabricada con materiales resistentes y el mango es robusto. Además, hay muchas opciones de colores para elegir, lo que la hace una inversión perfecta para aquellos que desean una sartén confiable, resistente y sensiblemente antiadherente.

Más sobre este producto
4
Valoración
4.5 (Excelente) Ver precios

Opinión destacada - Ver más opiniones
Esta olla es excelente. Su tamaño es el ideal, la calidad es buena, el teflón es resistente, el mango es cómodo y la tapa se ajusta perfectamente. Se puede ver en la foto que contiene 1 litro de agua, que es la capacidad real del producto. Pero marcan las capacidades en cuarto de galon o en onzas, la medición más común es en litros y mililitros, por tanto, es lo que deberían anunciar los fabricantes.

Más sobre este producto
5
Valoración
4.5 (Excelente) Ver precios

Opinión destacada - Ver más opiniones
Nunca me había metido con una sartén de acero fundido, pero resultó ser muy fácil y divertido de usar. Nada se pega en ella y le da una crocante costra a todo lo que se cocina. Estoy asombrado por lo bien que carameliza cebollas, y cómo prepara huevos estrellados con tanta facilidad. No me canso de usarla. Sin embargo, es un poco pesada, por lo que mi abuela y mi madre, tras intentar moverla, se desanimaron.

Más sobre este producto
6
Valoración
4.5 (Excelente) Ver precios

Opinión destacada - Ver más opiniones
Por el momento, esta sartén antiadherente se ha comportado de maravilla, calentándose uniformemente en toda la superficie y sin que nada se pegue. El peso es bueno, ni muy ligero ni muy pesado. La única desventaja es que el mango se calienta demasiado al estar cerca de la sartén. En mi caso tuve que usar una agarradera para evitar incomodidad, aunque no me quemaría la mano.

Más sobre este producto
7
Valoración
4.5 (Excelente) Ver precios

Opinión destacada - Ver más opiniones
Adquirí esta sartén con la intención de disminuir el tiempo de limpieza al freír y saltear alimentos. Y ciertamente cumple con su cometido, pues los lados son lo suficientemente altos para mantener contenidas las salpicaduras de grasa. Además, es lo bastante espacioso como para cocinar grandes cantidades de comida cuando hay mucha gente.

Más sobre este producto
8
Valoración
4.5 (Notable) Ver precios

Opinión destacada - Ver más opiniones
Esta olla de acero inoxidable es una opción hermosa y funcional. Ofrece una excelente retención de calor, manteniendo los alimentos calientes durante un largo periodo de tiempo (si la tapa se cierra). Además, al ser de acero inoxidable pulido, es una alternativa mucho más saludable que la de sus competidores antiadherentes. Sin embargo, es relativamente pesada y los dos remaches interiores se sienten al agarrarla, lo que puede ser un inconveniente en algunas situaciones. Aun así, la ingeniería de la olla es excelente, con un mango que mantiene alejado el calor y proporciona una palanca perfecta para equilibrar el peso.

Más sobre este producto
9
Valoración
4.5 (Notable) Ver precios

Opinión destacada - Ver más opiniones
Este producto es ideal para quienes disfrutan de las hamburguesas smash. Está hecho de material resistente, por lo que es duradero. Por otra parte, se recomienda usar papel encerado para evitar que la comida se pegue al momento de presionar. Lo he utilizado para preparar hamburguesas en mi negocio, así como para cocinar tortillas de harina. Una pieza de cocina indispensable para los amantes de la comida.

Más sobre este producto
10
Valoración
4.5 (Notable) Ver precios

Opinión destacada - Ver más opiniones
Este producto es de primera calidad y es sólido y duradero. No se deforma cuando se expone a gases y temperaturas elevadas, incluso después de un tiempo. El mango está firmemente fijado y no se abulta incluso después de un largo uso. A pesar de ser un poco pesado, es una gran opción para usar.

Más sobre este producto

Mejores marcas de sartenes

1
Valoración
4.6 (Excelente)

Leer Opiniones Sartenes La victoria

Ver ofertas
2
Valoración
4.5 (Excelente)

Leer Opiniones Sartenes Le Creuset

Ver ofertas
3
Valoración
4.5 (Notable)

Leer Opiniones Sartenes Oster

Ver ofertas
4
Valoración
4.5 (Notable)

Leer Opiniones Sartenes WMF

Ver ofertas
5
Valoración
4.5 (Notable)

Leer Opiniones Sartenes Cuisinart

Ver ofertas
6
Valoración
4.3 (Notable)

Leer Opiniones Sartenes Cinsa

Ver ofertas
7
Valoración
4.3 (Notable)

Leer Opiniones Sartenes Lamex

Ver ofertas
8
Valoración
4.3 (Notable)

Leer Opiniones Sartenes Kitchenaid

Ver ofertas
9
Valoración
4.2 (Notable)

Leer Opiniones Sartenes Tefal

Ver ofertas
10
Consulta también nuestro ranking de las mejores marcas por tipo.

Análisis

Aspectos a tener en cuenta a la hora de comprar una sartén


– Material

Hay diferentes tipos de materiales que se usan para fabricar las sartenes, cada uno con sus ventajas y desventajas. Algunos de los más comunes son el aluminio, el acero inoxidable, el hierro fundido, el teflón y la cerámica.

  • El aluminio es el más económico, pero no es el más adecuado porque no es buen conductor de calor y puede deformarse con el uso. Además, necesita una capa antiadherente que puede desprenderse con el tiempo y ser perjudicial para la salud.
  • El acero inoxidable es un material resistente, higiénico y duradero, pero no es muy antiadherente y puede pegarse la comida si no se usa aceite o mantequilla. También puede rayarse con facilidad si se usan utensilios metálicos.
  • El hierro fundido es un material que transmite el calor de forma uniforme y crea una capa natural antiadherente con el uso. Además, aporta hierro dietético al organismo. Sin embargo, es un material pesado, que requiere un cuidado especial para evitar la oxidación y que puede alterar el sabor de los alimentos.
  • El teflón es un material sintético que se usa como recubrimiento antiadherente en las sartenes de aluminio o acero. Permite cocinar con poco aceite y limpiar con facilidad. Sin embargo, se puede rayar o deteriorar con el uso y liberar sustancias tóxicas a altas temperaturas.
  • La cerámica es un material natural que se usa como recubrimiento antiadherente en las sartenes de aluminio o acero. Tiene propiedades antibacterianas y no libera sustancias nocivas. Sin embargo, se puede desgastar o agrietar con el uso y perder su capacidad antiadherente.

El material ideal depende del uso que le vayas a dar a la sartén y de tus preferencias personales. Por ejemplo, si buscas una sartén económica, ligera y fácil de limpiar, el aluminio con recubrimiento antiadherente puede ser una buena opción.

Si buscas una sartén resistente, duradera y que no libere sustancias tóxicas, el acero inoxidable puede ser una buena opción. Si buscas una sartén que transmita el calor de forma uniforme y que cree una capa natural antiadherente, el hierro fundido puede ser una buena opción. Si buscas una sartén que tenga propiedades antibacterianas y que no se raye ni se agriete, la cerámica puede ser una buena opción.

– Tamaño

El tamaño de la sartén depende del número de personas para las que se va a cocinar y del tipo de alimento que se va a preparar. Lo más habitual es tener varias sartenes de diferentes tamaños para adaptarse a cada ocasión. Los tamaños más comunes son:

  • 18 cm: Es el tamaño más pequeño y se usa para freír huevos, tortillas o salchichas.
  • 20 cm: Es un tamaño intermedio y se usa para freír filetes, pescados o verduras.
  • 24 cm: Es el tamaño más grande y se usa para freír pollo, carne o paella.

El tamaño ideal depende del número de personas para las que vayas a cocinar y del tipo de alimento que vayas a preparar. Por ejemplo, si buscas una sartén para freír huevos, tortillas o salchichas, un tamaño pequeño de 18 cm puede ser suficiente.

Si buscas una sartén para freír filetes, pescados o verduras, un tamaño intermedio de 20 cm puede ser adecuado. Si buscas una sartén para freír pollo, carne o paella, un tamaño grande de 24 cm o más puede ser necesario.

– Mango

El mango de la sartén debe ser cómodo, ergonómico y resistente al calor. También debe estar bien fijado al cuerpo de la sartén para evitar accidentes. Algunas sartenes tienen mangos desmontables que facilitan su almacenamiento y limpieza.

El mango ideal depende de la comodidad, la ergonomía y la resistencia al calor que busques. Por ejemplo, si buscas un mango cómodo y seguro para no quemarte, el de baquelita o cualquier otro material plástico resistente al calor puede ser una buena opción.

Si buscas un mango ergonómico y que te permita controlar mejor el movimiento de la sartén, el de acero inoxidable con agarre frío puede ser una buena opción. Si buscas un mango resistente y que te permita llevar la sartén al horno, el de hierro fundido con funda de silicona puede ser una buena opción.

– Forma

La forma de la sartén influye en la distribución del calor y en la facilidad para darle la vuelta a los alimentos. Las sartenes pueden ser redondas, cuadradas o rectangulares. Las redondas son las más comunes y versátiles, las cuadradas aprovechan mejor el espacio y las rectangulares son ideales para asar pescados o carnes.

La forma ideal depende de la distribución del calor y de la facilidad para darle la vuelta a los alimentos que busques. Por ejemplo, si buscas una forma que distribuya el calor de forma uniforme y que te permita darle la vuelta a los alimentos con facilidad, la redonda puede ser una buena opción.

Si buscas una forma que aproveche mejor el espacio y que te permita cocinar más cantidad de alimentos a la vez, la cuadrada puede ser una buena opción. Si buscas una forma que sea ideal para asar pescados o carnes enteras, la rectangular puede ser una buena opción.

– Compatibilidad con el tipo de fuego

No todas las sartenes son aptas para todos los tipos de fuego, como el gas, la electricidad, la inducción o el horno. Debes verificar que la sartén que elijas sea compatible con el tipo de fuego que tienes o que vayas a usar. Por ejemplo, las sartenes de inducción deben tener un fondo magnético para que funcionen correctamente.

– Garantía y servicio postventa

Es importante que la sartén que compres tenga una garantía que cubra posibles defectos de fabricación o de funcionamiento. También es conveniente que la marca o la tienda donde la compres ofrezca un buen servicio postventa en caso de que necesites hacer una devolución, un cambio o una reparación.

– Precios

Los precios de los diferentes tipos de sartenes que se pueden encontrar en México varían según la marca, el modelo, el material y las prestaciones.

Estos son algunos ejemplos de precios aproximados de cada tipo de sartén:

  • Aluminio con recubrimiento antiadherente, de teflón o titanio: entre 200 y 800 pesos.
  • Acero inoxidable con recubrimiento antiadherente, con recubrimiento de teflón o cerámica: entre 500 y 1500 pesos.
  • Hierro fundido colado o esmaltado: entre 400 y 1000 pesos.
  • Cerámica o aluminio con recubrimiento cerámico: entre 600 y 2000 pesos.

Preguntas frecuentes

Estas son algunas de las preguntas frecuentes que tienen los usuarios antes de comprar una sartén en México y sus respectivas respuestas:

¿Qué tipo de sartén es mejor para cada tipo de fuego?

Para el fuego de gas, se pueden usar casi todos los tipos de sartén, siempre que tengan un fondo grueso y resistente que distribuya el calor de forma uniforme y evite que se queme la comida.

Para el fuego eléctrico, se recomiendan los sartenes de acero inoxidable, hierro fundido o cerámica, que tengan un fondo plano y liso que haga buen contacto con la superficie de la placa y que no se deforme con el calor.

Para el fuego de inducción, se requieren los sartenes que tengan un fondo magnético, como los de acero inoxidable o hierro fundido, que sean detectados por el campo electromagnético que genera la placa y que calienten por efecto Joule.

Para el horno, se aconsejan los sartenes que tengan un mango resistente al calor, como los de acero inoxidable o hierro fundido, que no se derrita ni se queme con las altas temperaturas y que no tenga partes plásticas o de silicona.

¿Qué tipo de sartén es más saludable?

El tipo de sartén más saludable depende del material con el que esté fabricado y del uso que se le dé. En general, se consideran más saludables los sartenes que no liberan sustancias tóxicas ni alteran el sabor o el valor nutricional de los alimentos. Algunos ejemplos son los sartenes de acero inoxidable, hierro fundido o cerámica, que son naturales, higiénicos y duraderos.Sin embargo, también hay que tener en cuenta la cantidad y el tipo de aceite que se usa para cocinar, así como la temperatura y el tiempo de cocción.

¿Cómo limpiar y cuidar un sartén?

La forma de limpiar y cuidar un sartén depende del material con el que esté fabricado y del recubrimiento antiadherente que tenga. En general, se recomienda lavar el sartén después de cada uso con agua tibia y jabón neutro, usando una esponja suave o un paño húmedo.

Se debe evitar usar estropajos metálicos, detergentes abrasivos o lavavajillas automáticos, que pueden rayar o deteriorar el recubrimiento antiadherente. También se debe secar bien el sartén antes de guardarlo y evitar apilarlo con otros utensilios que puedan dañarlo.

¿Cómo curar o sazonar un sartén?

El proceso de curar o sazonar un sartén consiste en crear una capa protectora y antiadherente sobre la superficie del mismo, usando aceite vegetal o grasa animal. Este proceso es especialmente necesario para los sartenes de hierro fundido, pero también se puede aplicar a otros tipos de sartén. Los pasos a seguir son los siguientes:

  • Lavar el sartén con agua caliente y jabón neutro para eliminar cualquier residuo o suciedad.
  • Secar el sartén con un paño limpio o papel absorbente.
  • Calentar el horno a 180°C y colocar una bandeja con papel aluminio en la parte inferior para recoger el exceso de aceite.
  • Untar una capa fina y uniforme de aceite vegetal o grasa animal sobre toda la superficie del sartén, incluyendo el mango y los bordes.
  • Colocar el sartén boca abajo en el horno y dejarlo durante una hora.
  • Apagar el horno y dejar que el sartén se enfríe dentro del mismo.
  • Repetir el proceso varias veces hasta obtener una capa oscura y brillante sobre el sartén.
  • Guardar el sartén en un lugar seco y ventilado.

¿Cómo evitar que se pegue la comida en el sartén?

Para evitar que se pegue la comida en el sartén, se pueden seguir algunos consejos como:

  • Elegir el tipo de sartén adecuado para cada tipo de alimento y de cocción.
  • Usar una cantidad suficiente de aceite o mantequilla para crear una capa antiadherente sobre el sartén.
  • Calentar el sartén a fuego medio-alto antes de añadir el alimento y esperar a que esté bien caliente.
  • No mover el alimento constantemente, sino dejar que se dore por un lado y luego darle la vuelta con cuidado.
  • No sobrecargar el sartén con demasiada cantidad de alimento, sino cocinarlo en tandas o usar un sartén más grande.
  • Limpiar el sartén después de cada uso y mantenerlo en buen estado.

¿Qué tipo de utensilios se pueden usar con un sartén?

El tipo de utensilios que se pueden usar con un sartén depende del material con el que esté fabricado y del recubrimiento antiadherente que tenga. En general, se recomienda usar utensilios de madera, silicona o plástico resistente al calor, que no rayen ni dañen la superficie del sartén.

Se debe evitar usar utensilios metálicos, como cuchillos, tenedores o espátulas, que pueden rayar o deteriorar el recubrimiento antiadherente. También se debe evitar usar utensilios que puedan derretirse o quemarse con el calor, como los de plástico o goma.

¿Qué tipo de aceite se debe usar con un sartén?

El tipo de aceite que se debe usar con un sartén depende del tipo de alimento que se vaya a cocinar y del punto de humo que tenga el aceite. El punto de humo es la temperatura a la que el aceite empieza a descomponerse y a liberar humo y sustancias tóxicas.
Se debe elegir un aceite que tenga un punto de humo alto, que resista las altas temperaturas y que no altere el sabor ni el valor nutricional de los alimentos. Algunos ejemplos son el aceite de girasol, el aceite de canola, el aceite de maíz o el aceite de oliva refinado .

¿Cómo saber si un sartén está en buen estado?

Para saber si un sartén está en buen estado, se pueden observar algunos aspectos como:

  • La superficie del sartén: Debe estar limpia, lisa y sin rayones, grietas o manchas. Si tiene un recubrimiento antiadherente, este debe estar intacto y sin signos de desgaste o descamación.
  • El fondo del sartén: Debe estar plano y liso, sin abolladuras ni deformaciones. Si tiene un fondo difusor, este debe estar bien fijado y sin separarse del cuerpo del sartén.
  • El mango del sartén: Debe estar bien fijado y sin holguras ni movimientos. Si tiene partes plásticas o de silicona, estas deben estar en buen estado y sin derretirse ni quemarse.
  • El borde del sartén: Debe estar bien acabado y sin astillas ni cortes. Si tiene una tapa, esta debe encajar bien y tener una válvula de escape para el vapor.